Helmuth Rilling

Y entonces, se hizo presente, menudo, disminúido, mayor, delgado.

El público lo respetó por su nombre, su trayectoria, y su fama de máximo erudito.

Los carteles en la calle, que anunciaban su presentación, se atravesaron en línea oblicua con un gran “agotado”.

80 años, y dando problemas.

En el teatro con techo de cobre, arrimado junto a un lago del sur de Chile, el señor Rilling se apersonó junto a su armada, y en Semana Santa, nos espetó lo que sabe, y nos explicó en clases magistrales, en conciertos hablados, interrumpidos; nos explicó la obra de Bach, ese metabarón tan lejano para tantos de nosotros.

En un perfecto español, este maestro alemán dirigió su orquesta de músicos de las más variadas nacionalidades, y nos volvió humildes, pequeños, silenciosos, y el creció como un gigante, enorme en su sencillez, maravilloso.

La música fue un regalo, haberlo presenciado un honor perpetuo.

El maestro Rilling en el Teatro del Lago.

Mi misión era, tomarle un buen retrato.

Claramente no lo logré y es más, tan solo conseguí una exposición de su rostro, una.

A mi, me basta y me sobra.

Profundamente agradecido, un honor maestro.

Helmuth Rilling (Andres Amengual Martin 2010)

Helmuth Rilling (Andres Amengual Martin 2010)

 

About the author

Andres Amengual Fotógrafo en la Patagonia chilena. Inmerso en un conjunto de mundos ocultos, de parajes fantasticos, y rodeado de la belleza natural de la Patagonia que debemos proteger. Apoyando a Puelo sin Represa, y por la protección del valle del Cochamó, el futuro del paisajismo mundial. Desde Puerto Varas.

The following two tabs change content below.
Andres Amengual
Fotógrafo en la Patagonia chilena. Inmerso en un conjunto de mundos ocultos, de parajes fantasticos, y rodeado de la belleza natural de la Patagonia que debemos proteger. Apoyando a Puelo sin Represa, y por la protección del valle del Cochamó, el futuro del paisajismo mundial. Desde Puerto Varas.

Leave a Reply

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.
UA-34543824-1